Grande, muy grande, tiene que ser un “graffiti” para ser necesario un satélite para poder ser fotografiado. Si además de esto le sumamos el pintarlo 4 veces para crear un gif animado, obtenemos como resultado la genial campaña que llevó a cabo Ballantine’s junto al artista inglés INSA, creando así la pintura animada más grande del mundo.

Fue a principios de año cuando el artista urbano se desplazó a Rio de Janeiro para, junto a unos cuantos ayudantes, pintar en 4 días (una imagen al día) un total de 57.515 metros cuadrados. Usando únicamente dos colores se pintaron 4 graffitis que, fotografiados desde un satélite, posteriormente se unieron para crear un graffiti animado en formato gif.

Primera imagen que compone el Gif-iti de Ballantine's

Primera imagen del Gif-iti

Segunda imagen que compone el Gif-iti de Ballantine's

Segunda imagen del Gif-iti

Tercera imagen que compone el Gif-iti de Ballantine's

Tercera imagen del Gif-iti

Cuarta imagen que compone el Gif-iti de Ballantine's

Cuarta imagen del Gif-iti

Esta llamativa y colorida acción es parte de la campaña “Stay true stories” en la que Ballantine’s busca acercar a sus consumidores historias de vidas diferentes. Que, como se esperaba, se convirtió en viral y rápidamente fue compartido por millones de personas en las redes sociales.

Pintando el graffiti animado de Ballantine's

Proceso de creación del graffiti animado

La técnica de los Gif-itis se compone de dos partes: la primera y más artística en la que los grafiteros pintan un graffiti, lo fotografían y posteriormente pintan sobre ese mismo graffiti, haciendo otra foto desde exactamente el mismo punto. En la segunda parte, toma protagonismo el ordenador, con el cual se crea un gif animado a partir de las fotografías de los graffitis, consiguiendo así “dar vida” a los graffitis.

Fuente: La Criatura Creativa